Aterrizando en un portaviones

Un  S3 Viking de la US Navy de vuelta después de una jornada de patrulla.

El procedimiento de «apontaje», como se le llama comunmente a aterrizar en la cubierta de un portaaviones, tiene inherente una dificultad que  sólo los pilotos mejor entrenados son capaces de llevar a cabo. En sí, no es un aterrizaje, sino un impacto controlado sobre la diminuta pista del portaaviones.