Halcones en los aeropuertos

Muchas veces que hemos pasado al lado de un aeropuerto vemos a estos majestuosos pájaros volando por los alrededores y sobre las pistas. Motivo, ahuyentar a cualquier tipo de pájaro que pueda interferir en las operaciones normales del aeropuerto.

El aeropuerto de Madrid-Barajas es pionero en el uso de los halcones peregrinos y cuenta aproximadamente con unos 70 halcones.

Hasta la fecha esta parece ser la forma más práctica y eficaz de ahuyentar a todo tipo de aves y fauna que puedan interferir en el normal funcionamiento de un aeropuerto, ni los ultrasonidos, ruidos disuasorios, pirotecnia, ni muchos otros sistemas han funcionado. Solo respetan al halcón, uno de los depredadores más poderosos.

Los comienzos datan del año 1968 cuando los norteamericanos estaban alarmados por la gran cantidad de aves que había en las inmediaciones del aeropuerto de Torrejón de Ardoz y fue Félix Rodríguez de La Fuente quien propuso el uso de halcones. Se preparó la operación Baharí (que en árabe significa halcón), la experiencia fue un rotundo éxito y un año más tarde Barajas adoptó el sistema de la cetería en sus instalaciones.

En este momento la práctica totalidad de los aeropuertos de la red de AENA cuentan con halcones en sus instalaciones.

La actual normativa internacional recomienda el uso de sistemas acústicos, aunque también contempla la cetrería, aunque esta es una práctica poco difundida, ya que existen muy pocos halconeros especializados en el trabajo en aeropuertos.

El halcón peregrino es un animal imponente, mide entre 38 y 50 centímetros, con el dorso gris azulado y la parte ventral blanca con bandas de color castaño y unas poderosas garras con largas y afiladas uñas.