La historia de un Catalina PBY-5A

Allá por 1960 el millonario Thomas W. Kendall viajaba con su familia en un Catalina PBY-5A y en una de los últimas paradas, concretamente en una playa desértica en los estrechos de Tirán en Arabia Saudí, de su viaje por el mundo, amerizaron para pasar la noche.

Catalina PBY-5A
Catalina PBY-5A

Según cuenta en Artificial owl la tarde del día siguiente un grupo de beduinos los atacaron con ametralladoras y al tratar de huir el avión quedó varado en unos arrecifes de coral con más de 300 balazos por todo su fuselaje.

Todos los ocupantes del avión fueron apresados confundidos creyendo que eran un comando israelí y conducidos a la ciudad de Yeda donde fueron interrogados y finalmente puestos en libertad.

Al final todo quedó en un susto, de los gordos eso sí, y la familia Kendall, la secretaria del millonario y un fotógrafo de la revista Life que los acompañaban regresaron a EEUU pero el avión se quedó en aquella playa, y allí sigue hoy en día.

Se puede ver desde Google Maps también en Abandoned Catalina seaplane: 50 years between the sea and the desert (Artificial owl)  o el imprescindible set de fotos en Flickr de kendo1938.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *