Factores Humanos. Peligros tóxicos

Factores Humanos. Peligros tóxicos

Factores Humanos, productos tóxicosExisten algunas sustancias que pueden provar riesgos para la salud y la aeronave, ya sea directa o indirectamente. Este tipo de sustancias pueden ser transportadas en una aeronave como mercancias y proceder del propio avión.

Mercancías Peligrosas

En aviación se define mercancia peligrosa, según el anexo 18 de OACI, como todo artículo o sustancia que, cuando se transprte por vía aérea, pueda constituir un riesgo importante para la salud, la seguridad o la propiedad. Se clasifican en:

  • Clase 1. Explosivos
  • Clase 2. Gases: comprimidos, licuados, disueltos a presión o refrigerados a temperatuas extremadamente bajas
  • Clase 3. Líquidos inflamables
  • Clase 4. Sólidos inflamables, sustancias con riesgo de combustión expontánea, sustancias que en contacto con el agua despidan gases inflamables
  • Clase 5. Sustancias comburentes como los peróxidos orgánicos
  • Clase 6. Sustancias venenosas e infecciosas
  • Clase 7. Sustancias radioactivas
  • Clase 8. Sustancias corrosivas
  • Clase 9. Mercancias peligrosas varias

El piloto es el que debe, a su buen juicio, decidir cuales de estas mercancias peligrosas pueden llegar a suponer un peligro para ser transportadas en una aeronave basándose en la anterior clasificación. Como norma general no deben transportarse sustancias corrosivas e inflamables y, concretamente, debe evitarse el transporte de:

  • Líquidos o sólidos inflamables como pinturas, combustibles, alcoholes…
  • Armas, ya sea de fuego, municiones, pólvora
  • Cualquier tipo de explosivo
  • Líquidos corrosivos como limpiadores, ácidos, etc
  • Gases comprimidos como pulverizadores de gas, botellas de buceo, contenedores de propano…
  • Cualquier artículo envasado a presión que pueda derramarse a causa de la disminución de presión en vuelo

Monóxido de carbono de la calefacción

El monóxido de carbono es un gas inoloro, inodoro y altamente tóxico que se produce por la mala combustión de sustancias como el gas, carbón, madera, tabaco…, siendo común su existencia en los gases de escape de los motores de combustión interna.

Al ser inhalado entra rápidamente en la circulación sanguínea y puede llegar a provocar la muerta al producir graves problemas de oxigenación de los tejidos. Si la tasa de porcentaje de CO en sangre supera el 10% pueden comenzar a aparecer problemas neurológicos como la pérdida de atención y destreza, disminución de la capacidad para realizar tareas, dolores de cabeza, visión borrosa, etc. A partir del 20% pueden aparecer náuseas, vómitos, vértigo…, tasas superiores al 50% ocasionan la muerte si no actúa inmediatamente.

A borde de un avión este tipo de intoxicación se suele producir por problemas en los sistemas de la calefacción de cabina con síntomas similares a los de la hipoxia hipóxia. Si se sospecha o se confirma la existencia de monóxido de carbono en cabina tendríamos que,

  • Cerrar completamente los conductos de la calefacción
  • Aumentar el aire fresco de la cabina
  • Si fuera posible abrir la ventanillas
  • Si se dispone de oxígeno aspirarlo
  • Aterrizar cuanto antes

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *