Factores humanos. El oído

Factores humanos. El oído

El oído desempeña las funciones de audión y equilibro siendo esta última su función principal. El oído se puede dividir en tres parte: el oído externo, oído medio y oído interno.

El oído externo

Está formado por la oreja y el conducto auditivo externo, la oreja o pabellón auditivo es un cartílago recubierto de piel realizando la función de receptor y localizador de las ondas sonoras. El conducto auditivo externo es cartilaginoso en su parte anterior y óseo en su parte interior conteniendo las glándulas ceruminosas y sebosas que segregan la sustancia para mantener protegido y lubricado el oído con la función de conducir las ondas sonoras al oído medio.

El oído medio

Factores Humanos. El oído
Partes del oído

Está constituido por una cavidad denominada caja timpánica que se encuentra en el hueso temporal y está cubierta, en su parte lateral externa, por la membrana timpánica y por la parte anterior comunica con la trompa de Eustaquio y por su parte posterior con las celda neumáticas de la mastoides. El oído medio es una caja neumática comunicada con la rinofaringe por la trompa de Eustaquio. Su función es la de transmitir y amplificar las ondas sonoras o vibraciones que se producen en la membrana del tímpano a través de una cadena de huesecillos articulados, el martillo, yunque y estribo, hasta la membrana o ventana oval. El martillo, yunque y estribo actúan como amplificadores, aumentando las ondas sonoras o vibraciones que recibe.

El oído interno

También se denomina caracol o clóquea y se encuentra formado por un laberinto óseo y membranoso. Las vibraciones procedentes de la membrana oval provocan que el fluido también vibre en los conductos de la clóquea y que por medio de fibras nerviosas se realice el cambio de vibraciones a impulsos eléctricos que llegan al cerebro por medio del nervio auditivo y son intepretados como sonido.

Como hemos dicho las funciones del oído son la percepción del sonido por medio de la clóquea y, junto con el sistema visual y los órganos propioceptores, del mantenimiento del equilibrio.

Los órganos de equilibrio del oído interno, canales semicirculares y órganos otolíticos, responden a las aceleraciones angulares ( cuando la cabeza gira o rota ) y a las aceleraciones lineales de la cabeza o a la inclinación de la cabeza con respescto a la fuerza de la gravedad. El conjunto de los tres conductos semicirculares del oído interno detectan el movimiento de la cabeza en los tres ejes del espacio.

Según la Ley de Boyle, a temperatura constante la presión es inversamente proporcional a el volumen, por tanto, al cambiar de altitud, la temperatura permanece constantes ( es la del cuerpo ) cuando la presión aumente o disminuya el volumen del aire contenido en el cuerpo aumentará o disminuirá, proporcional y respectivamente. Sabemos que el oído medio es una especia de cámara neumática que está comunicada con la rinofaringe por medio de la trompa de Esutaquio por donde entra el aire. Cuando cambiamos de altitud en ascenso la presión en el oído medio será superior a la ambiental y al descender la presión será inferior, por lo que la trompa de Esutaquio intentará realizar su trabajo intentando equilibrar las presiones, durante los ascensos, al ser superior la presión, la trompa de Eustaquio se abrirá para liberar presión, si existen problemas respiratorios, nasales, sinusitis, etc., la trompa de Eustaquio realizará correctamente su trabajo por lo que se habría una diferencia de presiones, cuando ocurre esta circunstancia se suele mascar chicle, bostezar…, para igualar las presiones, si aun así no se consigue igualar las presiones la diferencia de presión puede manterse e incluso aumentar con la sensación de oídos taponados, ligera pérdida de audición, dolor de oídos… llegando, incluso, si la diferencia de presiones es muy elevadas a la rotura del tímpano.

En descenso tendremos el mismo problema y las mismas soluciones aunque añadiendo la maniobra de Valsalva que consiste soplar aire a través de la nariaz con la boca cerrada y las ventanas nasales apretadas ya que con esta técnica se fuerza a que el aire entre en el interior del oído.

Comentar también que una caries mal empastada puede producir dolor, en ascenso, al expansionarse el aire que está en su interior que desaparecerá, aproximadamente, a la misma altitud en la que aparecieron al descender, del mismo modo también pueden aparecer molestias gastrointestinales al dilatarse los gases que se encuentran en el tracto gastrointestinal produciendo dolor, flatos, eructos para evitarlo es recomendable no ingerir comidas o bebidas que produzcan estos gases.

Pérdida de audición

Como recordamos el sonido se genera por la vibración de las moléculas del aire, conociéndose como frecuencia el número de ciclos completos de vibraciones por segundo. Los sonidos graves tienen frecuencias bajas, inferiores a 500Hz, y los agudos frecuencias por encima de los 8000Hz, con esta pequeña definición podemos que el ruido es un valor subjetivo que produce sensaciones auditivas no deseadas, molestas, desagradables…

Cualquier fuente de ruido intenso puede lesionar el oído interno, se estima que exposiciones frecuentes y prolongadas a niveles de ruido por encima de los 85dB pueden ocasionar pérdidas considerables de la audición, también hay que tener en cuenta que el ruido intenso puede llegar a producir zumbidos, agresividad, estrés, angustia…

Es importante recordar que las frecuencias altas son más perjudiciales que las bajas.

Entre los riesgos más graves del ruido se encuentra su efecto de máscara, ya que en estas situaciones se vuelve dificil conversar y existe la posibilidad de no poder comunicarse legiblemente.

La pérdida de audición puede producirse por los siguientes motivos:

  • dificultades o lesiones en la fase conductiva que llevan a una pérdida de audición, soredra o hipoacusia
  • interferencias o lesiones en la fase perceptiva que llevan a una hipoacusia, sordomudez

La forma más segura de proteger la audición es evitar estar en contacto con fuentes de ruido, disminuir el contacto en caso de que no se posible evitarlas y si no fuera posible ayudarse de elementos externos como cascos protectores, cascos integrales, tapones de oídos.

Existen varias ilusiones relacionadas con el oído y en las que se puede llegar a tener desorientación espacial:

  • Ilusión somatogira. Falsa sensación de viraje propio, causado por la incapacidad delos canales semicirculares de registrar correctamente el movimiento continuo
  • Ladeos. Es una falsa percepción de la inclinación angular después de recuperar un alabeo con baja velocidad en dirección opuesta. El ejemplo más frecuente es el del avión que de forma paulatina inicia un alabeo por debajo del umbral de estimulación de los canales. El piloto no se da cuenta de la posición hasta que lo ve en el horizonte artificial, entonces corrige mediante una maniobra súbita la presentación, y ahora sí se estimulan los canales; de forma que aunque esté volando a nivel, la sensaciónque tiene es estar inclinado hacia el lado contrario de la corrección que hizo. La mayoría de los pilotos ignoran sus propias sensaciones y mantienen la presentación por la referencia de los instrumentos.
  • Ilusión oculogira. Ante una aceleración angular mirando a otro objeto, se puede tenerla falsa percepción del movimiento de dicho objeto (es elcomponente visual de la ilusión somatogira) cuando realmente está detenido
  • Ilusión Coriolis. Ilusión que se produce cuando el movimiento angular de la cabeza del piloto es diferente al movimiento angular del avión. En medio de un giro, el piloto hace un movimiento brusco de la cabeza que le produce la sensación vertiginosa.
  • Ilusión somatográvica. Cuando aceleramos, el piloto puede sentir que el morro se eleva y por tanto pensar que se asciende. Al contrario, al decelerar, la sensación es de descenso e inclinación del morro hacia abajo.
  • Ilusión oculográvicas. Representan el componente visual de la ilusión somatográvica, un cambio en la aceleración lineal puede causar movimiento aparente de objetos y falsa localización.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *