El miedo a volar

Hoy he leído un artículo en la prensa que hablaba del “miedo a volar” y me he decido a escribir yo el mio basado en mi experiencia personal y la de la gente que conozco.

MD de Spanair

De todos es conocido que mucha gente tiene miedo a volar, en algunos casos hasta pánico. El miedo aparece porque no conocemos como funciona realmente un avión, por qué vuela, cómo un aparato tan grande y tan pesada es capaz de mantenerse en el aire y no caerse, el muy hablado fallo humano, etc.

No hay que dejar de lado que cuando ocurre una catástrofe aérea, normalmente, el número de fallecidos es bastante importante, véase el accidente en Los Rodeos – Tenerife  ( GCXO ) en el año 1977 donde dos Boeing 747 con capacidad para más de 250 personas chocaron y perdieron la vida 583 personas o el reciento accidente del MD de Spanair en Barajas donde perdieron la vida 153 personas, sí, es cierto, estas cifras alarman.

Gráfico accidente Los Rodeos

Bajo mi punto de vista lo que realmente produce ese miedo a volar es el desconocimiento del funcionamiento de un avión, aunque hay muchas otras teorías como que el miedo a volar se manifiesta en personas con claustrofobia, acrofobia y el miedo al contacto y que, en general, siente pánico ante la sensación de inseguridad y ante la posibilidad de perder la capacidad de autocontrol.

Hay personas que desde el principio tiene verdadera fobia a subirse a un avión, un miedo irracional.

Aquí expongo algunas formas de superar el miedo a volar,

  • Procure llegar descansado a su vuelo
  • Pídale a algún amigo o familiar que le acompañe en el viaje
  • Acuda con tiempo al aeropuerto, para que pueda familiarizarse con el entorno y la situación
  • Solicite información sobre el avión y sobre el trayecto a cualquiera de los auxiliares de vuelo; le ayudará a superar su sensación de inseguridad
  • Manténgase distraído durante el vuelo, ya sea leyendo un libro interesante, conversando con la persona sentada a su lado, escuchando música etc.
  • Intente relajarse durante el vuelo y disfrutar de los servicios que se ofrecen a bordo. Hay dos ejercicios sencillos que le ayudarán a relajarse
    • Tense simultáneamente todos los músculos de su cuerpo y mantenga la tensión durante unos segundos. A continuación, relaje todos los músculos de golpe, dejándolos distendidos. Disfrute de este momento de relax y, si lo necesita, repita el ejercicio tantas veces como desee.
    • La respiración también influye sobre el estado de excitación del cuerpo. Controle en especial su respiración, prolongándola todo lo que pueda.

Y para los que necesiten saber el por qué vuela un avión os dejo una animación sacada de Eroski Consumer que de una manera sencilla explica el por qué vuelan los aviones

¿Es seguro viajar en avión?

Yo diría rotundamente que sí, aquí os dejo unas estadísticas,

  • Entre 1990 y 1999 ha habido un promedio de 20 accidentes aéreos al año (aviones comerciales grandes, número de víctimas elevados) en algún lugar del mundo.
  • Por tanto, hay aproximadamente una probabilidad entre 18 de que en un día cualquiera haya un accidente en algún lugar del mundo. (Por cierto, hay casi 22.000 vuelos diarios en todo el mundo).
  • Y por tanto hay una probabilidad de 1/18 × 1/18 = 1 entre 325 (aproximadamente) de que suceda lo que ha sucedido hace unos días: dos accidentes en el mismo día. Más o menos, una vez al año pasará esto. Lo cual es aproximado porque a veces son dos aviones los que chocan entre sí («dos por uno»), pero para los cálculos vale.
  • En comparación, cálculese con ese gran vehículo: el coche. Suele haber varias decenas de accidentes mortales el mismo día sólo en España (normalmente, 40 ó 50 los fines de semana). Así que se pueden calcular a ojo de 2.000 a 5.000 muertos cada día en todo el mundo.

Si tenéis alguna duda dejad un comentario e intentaré responderos.

El miedo a volar se manifiesta, sobre todo, en personas con claustrofobia, acrofobia y miedo al contacto y que, en general, sienten pánico ante la sensación de inseguridad y ante la posibilidad de perder la capacidad de autocontrol. En un vuelo, estas causas tienen un efecto especialmente fuerte sobre los afectados, potenciando la sensación de indefensión frente a las condiciones reinantes a gran altura.

Una respuesta a “El miedo a volar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *